Autor Tema: El Gobierno británico da marcha atrás a las listas de extranjeros en las empresa  (Leído 62 veces)

Desconectado Melisa

  • Iniciado
  • **
  • Mensajes: 268

El Gobierno británico ha dado marcha atrás a los planes para forzar a las empresas a que hagan públicas las listas con trabajdores extranjeros. La ministra de Educación Justine Greening ha asegurado que el Gobierno podría requerir aún esa información, "pero a título confidencial y para identificar los sectores" que pueden requerir en el futuro mano de obra británica.

La polémica medida, anunciada por la ministra de interior Amber Rudd, provocó la reacción unánime de clase empresarial británica y provocó críticas por alentar el clima de xenofobia que ha ido tomando cuerpo en el Reino Unido tras el voto a favor del Brexit.

La facción moderada del Partido Conservador ha disparado también contra la medida auspiciada inicialmente por Theresa May. Steve Hamilton, ex asesor de David Cameron, publica en The Sunday Times un duro alegato contra los planes del Gobierno para controlar la inmigración.

"¿Cuál será el siguiente paso?", se pregunta Hamilton. "¿Acaso tatuar o ponerles un número en el brazo a los trabajadores extranjeros?".

La ex secretaria de Educación Nicky Morgan, se ha desmarcado también públicamente del viraje hacia el Brexit "duro" de Theresa May y ha advertido que medidas como "las listas de extranjeros" están sirviendo para mandar "el mensaje equivocado" a la Unión Europea.

http://www.elmundo.es/internacional/2016/10/09/57fa345c22601db5518b45ab.html


Es normal que deán marcha atrás a ese proyecto. Como me van a decir a mí a quienes debo o no contratar en mi empresa... Cae de cajón que eso no lo pueden hacer.

Vosotros que opináis?



Desconectado LoyalFriend1972

  • Experto
  • ***
  • Mensajes: 905
  • Sexo: Masculino
El problema no es los extranjeros que estén contratados legalmente, sino todas las empresas a las que les encanta funcionar con ilegales, porque salen mucho más baratitos.

Ahí es dónde había que poner los controles, a base de una inspección de trabajo seria, no de información dada por las propias empresas y que puedan falsear según les apetezca.

Y entre los que contratados, revisar a fondo en qué condiciones. Muchas veces el trabajo lo hacen extranjeros porque las condiciones que se ofrecen son infames, y muchos españoles (o británicos en este caso) harían el trabajo encantados sólo con que se ofreciese un horario y un sueldo medio decentes.